Ve caminando al trabajo

valldonzella hola eco
Valldonzella por la mañana

Una vez casi no importa. Lo que cuenta es lo que haces todos los días. Sigue leyendo porque, una vez que pongas en práctica nuestra idea para el día de la Tierra, no podrás dejar de utilizarla.

Y, si no te gusta, tranquilo. Hoy los bloguers de Hola Eco nos hemos puesto de acuerdo para llenar el día de ideas geniales ;) Encontrarás todos los enlaces al final del post.

Ve caminando al trabajo. Es una actividad gratuita, 100% libre de humos, beneficiosa para la salud y para el estado de ánimo, perfecta para cualquier edad y circunstancia, ideal para conocer esos rincones de tu ciudad fuera del circuito de las prisas.

Por ejemplo, si vas del Raval a Sants, te darás cuenta de lo gustoso que es salir andando por el medio de la calle Valldonzella. A las 8:30 no hay coches y los peatones evitan las aceras para hacer la carretera suya.

Desde allí, te será fácil admirar este árbol enorme que lucha por derribar los muros de su minúsculo patio de manzana.

arbol- caminando al trabajo
El árbol atrapado

Descubrirás que en el Raval hay bares pero también talleres, carpinterías, ferreterías y muchísimos negocios de antes y ahora. Que los ruidos y las personas con las que te cruzas cambian en función de la hora. Y, si te fijas bien, encontrarás las pruebas de que el edificio de la cadena de electrodomésticos antiguamente era una fábrica de sombrillas. ¡Qué ganas dan de arrancarle toda la pintura!

parasoles- caminando al trabajo
La antigua fábrica de parasoles

Una vez sales del barrio, puedes ir en zigzag, dejando que el color de los semáforos y las extrañas esquinas del Eixample marquen tu ruta o esperando a que se ponga la luz verde para no cambiar tu idea.

Yo prefiero dejar que decidan los semáforos. Así nunca sé cuándo pasaré por delante del restaurante Can Miserias, o de la tienda de productos gallegos donde, sin estar anunciado, sabes que puedes encontrar destilados ilegales, o del Morro Fi, solo para gente que sabe valorar las distintas clases de olivas.

Lo que sí parece es que todos los caminos dan al parque que están haciendo desaparecer con la construcción de un edificio con parking que nadie había pedido. No dejes de contemplar sus muros, te darán ganas de conocer a los vecinos.

Intenta evitar ese edificio enorme y horrible pero no te preocupes, por suerte, parece que lo están tirando.

edificio de camino al trabajo
El edificio feo

Sobre todo, no te saltes la charcutería. Ni esa placita que acaban de hacer al lado de la cárcel y que han llenado de plantas aromáticas. ¡Qué buena idea!

lavanda de camino al trabajo
Lavanda en la plaza

Ya está, media hora después, has llegado. ¿Lo mejor de todo? La ruta de ir caminando al trabajo no tiene ni itinerario ni dirección fija. Tú decides las paradas y los retrasos. Puedes calcular 5 minutos de más para hacer alguna foto o 15 para pararte a tomar un café en ese sitio tan bonito.

¿No te convence? Aquí tienes más propuestas, perfectamente compatibles con el buen hábito de ir caminando al trabajo:

 

Unusual hippies: Cinco ideas para aportar tu granito de arena a la Tierra

Sentido y sostenibilidad: Los otros 10 trucos que nos ayudan a cuidar la Tierra

The cosmetics: Experimentación animal en la cosmética

Organicus:  Una idea para el día de la Tierra/

2nd Funniest Thing: Día de la Tierra

La Vida Uve: La Revolución del Cepillo de Bambú

La Ecocosmopolita: Guía urgente contra el cambio climático

Mi vida sencilla: Feliz Día de la Tierra

Cualquier cosita es cariño: Salir de la zona de confort

Vivir sin plástico: El poder del no

Green Sandra: Guía básica para comprar a granel

Recolectora (Irene Gijón): Como si fuera personal…

Green is a Way of Life: Diseño sostenible para el Día Internacional de la Tierra

So Good So Cute El día de la tierra y el impacto ambiental de la moda

El hervidero de ideas En el día de la Tierra, ECORREMIX

Plantea La sostenibilidad empieza en el balcón de casa

 

16 Respuestas a “Ve caminando al trabajo”

  1. ¡Qué bonito recorrido! Me ha encantado tu mirada positiva y cómo has enfocado un acto tan cotidiano como el caminar. Muy slow, poco contaminante y bien consciente. Gracias por deleitarnos con esta pequeña y curiosa historia.
    Un enorme abrazo :-)

  2. ¡Qué paseo más bonito acabo de dar! Muchas gracias por compartirlo con nosotros.
    Yo aspiro a esto, aspiro a esto… :) El día que pueda hacerlo significará que mi vida (y mi vida sostenible) han cambiado para siempre.
    Un abrazo,

  3. Tenía pendiente leer tu entrada y la verdad es que ¡me ha encantado! Apetece mucho hacer el recorrido a tu trabajo y descubrir tantas cosas bonitas :) Y si no es para ir al trabajo, para lo que sea, perderse en una ciudad es uno de los placeres que hace tiempo que no hago y que voy a retomar gracias a esta entrada. ¡Muchas gracias por recordármelo!

  4. Mariana

    Tan rico que es caminar… y con lo “caminable” que es Barcelona, no me cabe en la cabeza que alguien prefiera ir en coche.

    Me gustó mucho tu recorrido y tu narración, me dio mucha risa el edificio feo que están tirando, y me encantó el árbol, que espero que logre derribar esas paredes ;-)

    ¡Un abrazo Carmela!

    • ¡Qué bien! Qué ilusión tu comentario, Mariana. No sabes la alegría que me dio saber que el edificio feo está en destrucción, antes de que me lo dijeran me enfadaba cada vez que me lo cruzaba :D
      ¡Un abrazo muy grande!

  5. ¡Lindo post!!! Y nada como la alegría de caminar sin prisa descubriendo aquello en lo que no te habías fijado. (¡o en bici, claro está!). Yo suelo ir en bici pero me trato de obligar a no tener que correr, a disfrutar y a ir “por el camino más largo pero más bonito” siempre que puedo. Y cuando dejo la bici para caminar (no para transporte público) lo disfruto un montón porque normalmente es cuando me sobra mucho tiempo y voy taaaan relajada!

Dejar una Respuesta

XHTML: Usted puede usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>